Las Guerras Hugonote

En Francia, en el siglo XVI, la Reforma provocó la desintegración de la sociedad en dos campos religiosos: los católicos y los protestantes (también conocidos como hugonotes). Esta intolerancia mutua condujo a una guerra civil francesa que se extendió a 8 guerras entre 1562 y 1598.

 

La Primera Guerra (1562-1563)

El 1 de marzo de 1562 los hugonotes se reunieron en un granero de Wassy (Champagne) para un servicio. El duque François de Guise, que se acercaba, causó un auténtico baño de sangre entre el pueblo reunido, en el que murieron unos 80 hombres y mujeres. Tras esta masacre, el Príncipe de Condé llamó a los hugonotes a las armas y ocupó Orleans el 2 de abril de 1562. El incidente de Wassy se convirtió así en la causa de la guerra civil.

La llamada a las armas se extendió rápidamente por toda Francia. El 19 de diciembre de 1562, los dos ejércitos, encabezados por Luis de Condé para los hugonotes y Ana de Montmorency para los católicos, se reunieron en Dreux.
Montmorency ganó la victoria, que llevó al duque Francisco de Guise a asediar Orleans, ocupada por los protestantes, el 5 de febrero de 1563. Durante este asedio, De Guise fue víctima de un asesinato cometido por el Poltrot de Méré protestante.

La regente del joven rey Carlos IX, Catalina de Médicis, mediaba entonces el armisticio que puso fin a la primera guerra el 19 de marzo de 1563 como el Medico de la Paz de Amboise.

 

Las confesiones religiosas en Europa hacia 1580

 

 

 

La Segunda Guerra (1567-1568)

Debido a la creciente influencia del cardenal de Lorena en el rey Carlos IX, los protestantes temían represalias contra ellos y prepararon el secuestro del rey. Sin embargo, esta operación, llamada "Broma de Meaux", llevada a cabo del 26 al 28 de septiembre de 1567, resultó ser un fracaso, ya que el rey fue advertido y pudo huir a París con la ayuda de la Guardia Suiza.

Casi al mismo tiempo, los protestantes ocuparon varias ciudades del sur de Francia, y se cometieron terribles atrocidades por ambas partes. Louis de Condé continuó su ejército protestante, tomando la ciudad de Saint-Denis y permaneciendo en los talones del ejército católico. El 10 de noviembre de 1567 estalló una batalla en Saint-Denis, que terminó en empate y Anne de Montmorency resultó herida de muerte.

El 23 de marzo de 1567, tras largas negociaciones, se acordó el Edicto de Paz de Longjumeau, que sólo permitió que el Edicto de Paz de Amboise volviera a entrar en vigor.

 

 

 

La Tercera Guerra (1568-1570)

La tercera guerra se caracterizó principalmente por la interferencia y conexión de ambas partes en el conflicto con países extranjeros. En los Países Bajos, ocupados por España, los "Geusen" se rebelaron contra el dominio español y fueron castigados con una terrible represalia del rey Felipe II de España contra los valones y flamencos protestantes. En Francia, esta acción provocó indignación y compasión entre los protestantes por sus hermanos holandeses en la fe, de modo que se concluyó un pacto de ayuda entre ellos, al que Inglaterra también se unió con ayuda financiera.

En el lado católico, sin embargo, hubo alianzas entre los católicos franceses, españoles, el Papa y el Duque de Toscana.

Especialmente el sur de Francia estaba ahora marcado por feroces batallas, por ejemplo en Poitou, Saintonge y Guyenne. En la batalla de Jarnac, el comandante protestante Luis de Condé fue asesinado el 13 de marzo de 1569. El ejército católico, dirigido por Anjou, más tarde rey Enrique III, obtuvo varias victorias, como la batalla de Moncontour el 3 de octubre de 1569.

El ejército protestante fue dirigido por Coligny, quien dirigió a su ejército hacia el norte, a La Charité-sur-Loire, y obtuvo una importante victoria en Arnay-le-Duc en junio de 1570.

Esta vez, el tratado de paz recién concluido aseguró a los protestantes algunas concesiones. Así que el rey Carlos IX emitió la tolerancia religiosa en el edicto de Saint-Germain el 8 de agosto de 1570 y aseguró a los protestantes durante 2 años 4 puestos de seguridad en La Rochelle, Cognac, La Charité-sur-Loire y Montauban.

 

Durante los dos años siguientes, la paz se mantuvo hasta el matrimonio de Enrique de Navarra y Margarita de Valois, hermana de Carlos IX, el 18 de agosto de 1572. A las celebraciones asistieron la nobleza católica y casi toda la dirección protestante. Entre ellos se encontraba el Almirante Coligny, que fue asesinado el 22 de agosto y sobrevivió gravemente herido. El incidente volvió a intensificar las tensiones entre las dos partes, de modo que en la noche del 23 al 24 de agosto el Kronrat se reunió para iniciar el exterminio de los líderes de los protestantes locales. El Almirante Coligny fue asesinado en su lecho de enfermo y los nobles protestantes fueron asesinados en todo París. Sin embargo, los asesinatos se descontrolaron rápidamente, de modo que en la llamada "Noche de Bartolomé", que duró varias noches hasta el 29 de agosto, unos 4.000 protestantes murieron sólo en París. Hasta octubre, los asesinatos se extendieron por todo París, como resultado de lo cual murieron unos 10.000 protestantes. Heinrich de Navarra y su primo Henri de Condé, ambos protestantes, se salvaron por su sangre, pero tuvieron que convertirse al catolicismo.

 

La sangrienta noche del año 1572 de Bartolomé, pintada por François Dubois (1529-1584)

 

 

 

La Cuarta Guerra (1572-1573)

La continua violencia obligó a muchos protestantes a abandonar Francia y emigrar a Suiza, los Países Bajos o Inglaterra. Sólo en el oeste y el sur de Francia se quedaron y continuaron su amarga guerra contra los católicos.

En Nîmes y Montauban pudieron expulsar a las guarniciones reales, pero a cambio su fortaleza La Rochelle fue sitiada por las tropas reales a partir de octubre de 1572. La ciudad tuvo que rendirse el 21 de junio de 1573, después de lo cual el rey Carlos IX emitió un nuevo edicto de paz. El Edicto de Boulogne entró en vigor el 11 de julio de 1573, restringió de nuevo los derechos de los protestantes tras el anterior Edicto de Saint-Germain y les dio sólo tres puestos de seguridad donde podían prestar servicio. Estas ciudades eran La Rochelle, Nîmes y Montauban.

 

 

 

La Quinta Guerra (1574-1576)

La quinta guerra se caracterizó predominantemente por luchas políticas como luchas reales. Aunque los católicos y los protestantes seguían involucrados en conflictos militares como la batalla de Dormans el 10 de octubre de 1575, ninguno de los dos bandos pudo imponerse. Además, el rey Carlos IX murió de tuberculosis pulmonar el 30 de mayo de 1574. Su sucesor fue su hermano Heinrich III. Como rey tuvo que lidiar con el movimiento recién fundado de los "insatisfechos". Este movimiento, cuyo líder, el duque François d'Alençon, era el hijo menor de la familia real de Valois, era una unión de miembros de ambos partidos que buscaban una solución al conflicto no en el ámbito militar sino en el político.

El rey Enrique III aceptó la propuesta de su hermano Francisco y emitió el Edicto de Beaulieu el 6 de mayo de 1576, que concedía a los protestantes la libertad cultural fundamental (con excepción de París), aumentó el número de puestos de seguridad a 8 y concedió en cada uno de los 8 Tribunales Provinciales Supremos (Parlementos) un tribunal especial, que fue ocupado a partes iguales por jueces protestantes y católicos ("cámaras semidivididas") y fue responsable de todos los procesos.

 

 

 

La Sexta Guerra (1576-1577)

El Edicto de Beaulieu, emitido por Enrique III, encontró una fuerte resistencia, especialmente entre los católicos, hasta su rechazo total. También la asamblea general, que fue convocada en diciembre de 1576 después de Blois, se pronunció unánimemente contra el edicto y exigió su cancelación.  Esta resistencia hizo que el conflicto volviera a estallar. Sin embargo, debido a las dificultades financieras de ambas partes, hubo que negociar un nuevo tratado de paz el 14 de septiembre de 1577, que se publicó como Edicto de Poitiers el 17 de octubre de 1577.

 

 

 

La Séptima Guerra (1579-1580)

A partir de noviembre de 1579 hubo otro conflicto local entre católicos y protestantes. Así, Henri de Condé atrajo a la ciudad de La Fère al lado de los católicos. A cambio, Enrique de Navarra tomó la ciudad de Cahors para los protestantes. De noviembre a diciembre de 1580 se celebraron las negociaciones de paz, que fueron promulgadas por el rey Enrique III el 24 de diciembre de 1580 como la Paz de Félix. Este decreto confirmó el Edicto de Poitiers, pero los protestantes tuvieron que renunciar a 6 de sus 8 puestos de seguridad.

 

 

 

La Octava Guerra (1585-1598)

La muerte de Francisco de Alençon el 10 de junio de 1584, el más joven y último hermano del actual rey Enrique III, supuso que la sucesión del rey sin hijos al trono pasara a Enrique de Navarra como Primer Príncipe de Sangre. La idea de tener un rey protestante en un futuro cercano hizo que la Liga Católica recurriera a medios desesperados. Así, su líder Henri de Guise obligó al rey a firmar un decreto que, como el Tratado de Nemours del 7 de julio de 1585, dio a los protestantes la opción de renunciar a su fe o de abandonar el país en un plazo de 6 meses. La mayoría de los protestantes emigraron entonces.

Enrique de Navarra movilizó entonces a sus tropas y volvió a dejarlas marchar contra los católicos. Así ganó la batalla de Coutras el 20 de octubre de 1587, dominando el sur de Francia, mientras que el norte estaba firmemente en manos de la Liga Católica.

En París se desarrolló además una liga católica burguesa el 12 de mayo de 1588 contra el rey Heinrich III. rebelde. El "Día de las Barricadas" pudo huir a Blois, de donde comenzó las negociaciones con la Liga Católica.
Amenazado por el creciente poder del clan de la familia Guise y temiendo un golpe de Estado, Heinrich hizo matar a Henri de Guise y a su hermano Luis, el Cardenal de Lorena, en los días de Navidad. Luego Enrique cambió de bando y se trasladó a París junto con el protestante Enrique de Navarra y sus tropas para expulsar de París a la liga burguesa.

El 2 de agosto de 1589, Enrique III fue víctima de un intento de asesinato llevado a cabo por el monje Jacques Clément, miembro de la liga burguesa de París. Así, el trono siguió correspondiendo a Enrique de Navarra, que se convirtió en rey de Francia con el nombre de Enrique IV.

En mayo de 1593, Enrique IV.v fue convertido al catolicismo e instruido en consecuencia. Sin embargo, se abstuvo de acercarse a la liga burguesa. Sin embargo, después de su consagración como rey el 22 de marzo de 1594, se trasladó a París como rey. Ahora la Liga Católica tenía que ser erradicada. Para ello ya había declarado la guerra a España en 1594, ya que las tropas de Felipe II en Francia apoyaban la liga.

Con el Edicto de Nates, emitido por el rey el 30 de abril de 1598, puso fin a la guerra civil francesa y ordenó la tolerancia religiosa. El servicio reformado se permitía dondequiera que se celebrara en 1597, y los protestantes tenían acceso a todos los cargos y dignidades.

El 2 de mayo de 1598, la guerra con España también terminó con la paz de Vervins y con el duque de Mercurio, que como gobernador militar de Bretaña había pactado con los españoles, incluso el último jugador de la liga se sometió a su rey Enrique IV.

 

 

 

Es interesante saberlo:
El origen de la palabra hugonote aún no se ha aclarado claramente. Los investigadores asumen, sin embargo, que esto fue inicialmente un insulto a los protestantes.

 

 

 

 

 

This post is also available in: deDeutsch (Alemán) enEnglish (Inglés) frFrançais (Francés) itItaliano (Italiano) zh-hans简体中文 (Chino simplificado) ruРусский (Ruso) arالعربية (Árabe)


Los comentarios están cerrados.

error: Content is protected !!