Carretas de infantería alemanas y carros de campo del ejército en la Primera Guerra Mundial

Hasta la llegada del motor de combustión interna y la gradual motorización de las fuerzas armadas, el caballo fue el principal componente del ejército alemán como medio de tracción y transporte hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

Desde los comienzos de los conflictos militares, los animales, especialmente los caballos, han sido utilizados en las fuerzas armadas. Ya sea como monturas para soldados, animales de tiro para equipos o como portadores de carga, estos tenían que cumplir diferentes tareas.

En el Imperio Alemán, los carros de campo comenzaron a especializarse y a adaptarse al tipo de tropa respectivo, al despliegue respectivo y al equipamiento ya antes de la Primera Guerra Mundial.
En general, los vehículos de campo se diferenciaban en:
- Presumir
- Carro con 4 ruedas
- Carro con 2 ruedas

o en el material utilizado:
- Vehículos de acero
- Vehículos de hierro
- Vehículos de madera

También era necesaria una clasificación según el uso previsto:
- Carro de cartuchos
- Carros de almacenaje
- Carros de comida
- Vagón de alimentación
- Vagón de equipaje
- Herrerías
- Cocina de campaña

 

El haya blanca se utilizaba principalmente para la producción. Se utilizó más acero para los vehículos de campo que tenían que soportar una carga elevada, como los carros de exhibición o los vagones de municiones.

Los requisitos para los vehículos sobre el terreno se referían principalmente al hecho de que no necesariamente podían estar atados a carreteras intactas, sino que tenían que estar listos para su uso y conducción, incluso en terrenos accidentados. Por lo tanto, el peso del vagón debía mantenerse lo más bajo posible, ya que hasta el 60% del peso en vacío debía transportarse como carga. Además, los vagones tenían que estar asegurados contra el transbordo y tenían que ser fáciles de gobernar. Había, por ejemplo, algunos vehículos de campo cuyas barras de tracción permitían girar 80 ó 90 grados desde la línea central.
Los factores que se tuvieron en cuenta fueron la capacidad de influir en la movilidad y la maniobrabilidad fuera de la carretera:
- La instalación de las partes móviles del vehículo de campo, como las ruedas o los ejes, según la fórmula: cuanto más grandes son las ruedas, menos fuerza de tracción se requiere para moverlas. Así, el tamaño de los neumáticos se estandarizó y se fijó a una altura de rueda de 1.400 mm para la artillería de campaña y de 1.550 mm para la artillería de a pie.
- La posibilidad de mantener la dirección que ha elegido mientras conduce
- Las opciones de dirección
- La flexibilidad entre el eje delantero y el trasero
- La longitud del vehículo de campo
- La carga en los ejes delantero y trasero
- El equipamiento existente para la fijación de los caballos

 

La especialización de los vehículos sobre el terreno en su uso respectivo fue una adaptación óptima a la finalidad prevista, pero ya antes de la Primera Guerra Mundial condujo a una abundancia de vehículos muy diferentes, lo que dificultó el adiestramiento de los soldados, así como a altos costos de mantenimiento y de uso. Así, el Ministerio de Guerra exigió un modelo estándar sobre el que se pudieran construir los requisitos respectivos. El primer modelo estándar que se introdujo fue el vagón de campo c/95 poco tiempo después.

Durante la guerra de la Primera Guerra Mundial, la falta de materias primas provocada por la guerra también llevó a la estandarización de los vehículos de campo, con el resultado de que el pequeño vagón de campo 16 y el pesado vagón de campo 05 se introdujeron como vehículos estándar en el curso de la guerra.
El ministerio ordenó el color "gris campo" como capa de pintura, más tarde se añadió una pintura de camuflaje.

 

Según el informe de la Kriegsveterinäramt (Oficina Veterinaria de Guerra), la carga de trabajo diaria de los caballos utilizados como animales de tiro para los vehículos de campo era de entre 4 y 8 horas y unos 30 km de distancia de marcha. Durante la Primera Guerra Mundial se utilizaron alrededor de 1.236.000 caballos, con una tasa de pérdida estimada del 68%, es decir, unos 840.480 animales muertos. Otros 405.101 caballos resultaron heridos.

 

Provisiones carro de cuatro en mano

 

Acolchado de 6 caballos según normativa

 

Carro de cartuchos c87

 

Carro de equipaje 87

 

Ambulancia c87

 

Vagón de campo luminoso 95

 

Vagón de campo pesado 05

 

Cocina de campo ligera

 

Panadería campesina

 

Configuración de una columna de aprovisionamiento

 

Vehículo de campo de una empresa de ametralladoras

 

 

 

 

 

This post is also available in: deDeutsch (Alemán) enEnglish (Inglés) frFrançais (Francés) itItaliano (Italiano) zh-hans简体中文 (Chino simplificado) ruРусский (Ruso) arالعربية (Árabe)


Los comentarios están cerrados.

error: Content is protected !!